Desde la propiedad privada hasta los bienes  puestos al servicio de los ciudadanos son afectados por los vándalos en una ciudad que crece en medio del caos.

 

Las canecas para la basura que durante años el municipio ha colocado en diferentes lugares fueron desapareciendo por acción del vandalismo, que ya parece no respetar nada. Muchos ciudadanos se quejan del daño que estos sujetos causan en la fachadas de sus residencias y locales comerciales, sin que hasta el momento se haya contrarrestado su accionar por parte de las autoridades.

 

Los paraderos de bus especialmente sobre la carrera 15 han sido destruidos en varias oportunidades, al igual que los avisos publicitarios o institucionales colocados en estos lugares.

Como si fuera poco el fin de semana anterior, la acción de los vándalos se evidenció una vez más en el barrio La Concepción en donde fueron tumbados los palos que servían de sostén a la polisombra que se había puesto en el lugar en el que se ejecutan las obras correspondientes a la ampliación de andenes cerca al parque Hinestrosa Daza.

Otros de los hechos que ya es muy común en la ciudad es el volteo de las canecas de la basura, especialmente los fines de semana dejando un aspecto feísimo en lugares importantes de la ciudad.

La ciudadanía hace un llamado a las autoridades para que a través de las cámaras de seguridad se identifique a estas personas y se tomen los correctivos del caso.

La Nota Stereo