CENTENARES DE FAMILIAS DESPLAZADAS REGRESAN A SUS TERRITORIOS

Nacional

Foto: Unidad para las víctimas

Después de tres meses de estar fuera de casa, 466 familias indígenas y campesinas desplazadas por la violencia, por fin lograron retornar a sus hogares en la región de Tierralta (Córdoba), gracias a un proceso liderado por la Unidad para las Víctimas.

La movilización inició este domingo con las comunidades indígenas ibagadó, karagaby y kamaenca, y las campesinas del Alto Sinú. El plan de retorno se llevará a cabo durante tres días finalizando el martes 10 de agosto en el que cerca de 1.500 personas estarán de nuevo en sus territorios.

Este desplazamiento se generó por la ola de violencia en Tierralta. Los múltiples enfrentamientos armados obligaron a las 466 familias a salir de sus territorios y resguardarse, desde el 20 de abril del presente año, en el parque Laureano Gómez, de la ciudad de Montería.

PUBLICIDAD

Recién se conoció esta situación de vulnerabilidad, el gobernador de Córdoba, Orlando Benítez; el alcalde de Montería, Carlos Orgosgoitia y el director de la Unidad para las Víctimas, Ramón Alberto Rodríguez idearon un plan retorno “que garantice a las familias los principios de voluntariedad, la seguridad y dignidad par su retorno”.

“El reconocimiento de la condición víctima de estas familias es la puerta para iniciar la ruta de acompañamiento al retorno, ya que garantiza el pronto retorno de estas comunidades a sus territorios”, señaló Rodríguez.

Durante los más de tres meses de desplazamiento, las 466 familias recibieron ayudas humanitarias lideradas por varios organismos. Las más de 1.500 personas recibieron kits de aseo y de alimentación, así como también elementos de cocina y comodidades para no aguantar frío ni hambre, mientras se les daba una solución desde el Gobierno Nacional.

El director de la Unidad para las Víctimas contó que la entidad otorgó a las víctimas de desplazamiento unas cartas de indemnización a víctimas por un valor de $61.429.531.

Lastimosamente, durante el año y medio de pandemia, el desplazamiento no se detuvo y siguió registrando casos de movilización forzada en regiones como el departamento de Córdoba. Para ello, la entidad “ha colocado 43.650 giros de atención humanitaria por valor de $ 26.821.848.000 a hogares víctimas de desplazamiento forzado”.

El plan retorno de estas familias indígenas y campesinas será de manera progresiva y gradual.

Red Medios Digital