CRECE AFECTACIÓN DE CULTIVOS ILÍCITOS A LAS COMUNIDADES INDÍGENAS

Nacional

La producción de cultivos de coca se sigue expandiendo en varios resguardos indígenas a lo largo y ancho de Colombia. Este fenómeno de producción de cultivos para el narcotráfico ha afectado la soberanía en sus territorios.

“El fenómeno de las drogas tiene un fuerte impacto sobre el buen vivir de los pueblos indígenas de Colombia”, dijo Pierre Lapaque, representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en Colombia.

Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en Colombia, las comunidades indígenas han sufrido frecuentes violaciones a los derechos humanos en el marco del conflicto armado interno que persiste en el país, y en las últimas décadas han visto cómo se empieza a presentar el consumo de sustancias psicoactivas ilícitas entre su población, principalmente entre la población juvenil indígena.

“Estos agentes generan una reducción de la gobernabilidad indígena en su territorio, afectan negativamente las instituciones locales para la aplicación de la justicia propia”, añadió Pierre Lapaque, representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en Colombia.

Problemáticas que año tras año, han modificado una cultura ancestral que representa el 4% de la población total del país.

“Los daños a su cultura y tradiciones hacen que no solo las comunidades sino que todo el país, en particular, la inmensa riqueza que alberga en estas personas se esté viendo afectada en las colectividades étnicas”, explicó Andrés Peña, director Política de Drogas y Actividades Relacionadas.

Estos cultivos ilícitos son un flagelo que sigue creciendo en los resguardos indígenas de todo el territorio nacional, en datos del Ministerio de Justicia, el 8% de los cultivos ilícitos del país están en resguardos indígenas y representan 11.575 hectáreas sembradas. 

“Desde el Ministerio de Justicia hemos observado un aumento de producción del 33% del área sembrada de coca en el territorio Inga, entre los años 2015 a 2019”, reveló Andrés Peña, director Política de Drogas y Actividades Relacionadas.

Por ello, el Gobierno Nacional trabaja junto con las comunidades étnicas contribuyendo a la reducción de estas cifras.

“Buscamos reducir este flagelo y formular propuestas que surjan en estas comunidades y con ello afianzar las bases del buen vivir”, indicó Andrés Peña, director Política de Drogas y Actividades Relacionadas.

Para las comunidades indígenas, la coca y otras plantas son sagradas y utilizadas para rituales ancestrales. En ese sentido, se trabaja con las comunidades y el ministerio de Justicia en estrategias para evitar que sean desviadas hacia la producción de drogas ilegales.

Liz Castrellón: Noticias RPTV