LO QUE DEBE SABER DE LA HIPERTENSIÓN

Salud y belleza

Se estima que 1.280 millones de adultos de entre 30 y 79 años en todo el mundo tienen hipertensión y la mayoría (dos tercios) viven en países de ingresos bajos y medianos.

Se estima que el 46% de los adultos con hipertensión no saben que padecen la afección.

Menos de la mitad de los adultos (42%) con hipertensión son diagnosticados y tratados.

Aproximadamente 1 de cada 5 adultos (21%) con hipertensión la tiene bajo control.

La hipertensión es una de las principales causas de muerte prematura en todo el mundo.

Uno de los objetivos mundiales para las enfermedades no transmisibles es reducir la prevalencia de la hipertensión en un 33% entre 2010 y 2030.

La hipertensión (presión arterial alta) se produce cuando la presión en los vasos sanguíneos es demasiado alta (140/90 mmHg o más). Es común pero puede ser grave si no se trata.

Es posible que las personas con presión arterial alta no sientan síntomas. La única forma de saberlo es controlando su presión arterial.

Edad avanzada

Genética

Tener sobrepeso u obesidad

No estar físicamente activo

Dieta alta en sal

Beber demasiado alcohol

Los cambios en el estilo de vida, como llevar una dieta más saludable, dejar el tabaco y ser más activo, pueden ayudar a reducir la presión arterial. Es posible que algunas personas aún necesiten tomar medicamentos.

La presión arterial se escribe como dos números. El primer número (sistólico) representa la presión en los vasos sanguíneos cuando el corazón se contrae o late. El segundo número (diastólico) representa la presión en los vasos cuando el corazón descansa entre latidos.

La hipertensión se diagnostica si, cuando se mide en dos días diferentes, las lecturas de presión arterial sistólica en ambos días son ≥140 mmHg y/o las lecturas de presión arterial diastólica en ambos días son ≥90 mmHg.

Los factores de riesgo modificables incluyen dietas poco saludables (consumo excesivo de sal, dieta rica en grasas saturadas y grasas trans, bajo consumo de frutas y verduras), inactividad física, consumo de tabaco y alcohol, y sobrepeso u obesidad.

Los factores de riesgo no modificables incluyen antecedentes familiares de hipertensión, edad superior a 65 años y enfermedades coexistentes como diabetes o enfermedad renal.

La mayoría de las personas con hipertensión no sienten ningún síntoma. La presión arterial muy alta puede provocar dolores de cabeza, visión borrosa, dolor en el pecho y otros síntomas.

Controlar su presión arterial es la mejor manera de saber si tiene presión arterial alta. Si la hipertensión no se trata, puede causar otras afecciones de salud como enfermedades renales, cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Las personas con presión arterial muy alta (generalmente 180/120 o más) pueden experimentar síntomas que incluyen:

dolores de cabeza severos

dolor en el pecho

mareo

respiración dificultosa

náuseas

vómitos

visión borrosa u otros cambios en la visión

ansiedad

confusión

zumbido en los oídos

hemorragias nasales

ritmo cardíaco anormal

Si experimenta alguno de estos síntomas y presión arterial alta, busque atención médica de inmediato.

La única forma de detectar la hipertensión es que un profesional de la salud mida la presión arterial. Medir la presión arterial es rápido e indoloro. Aunque las personas pueden medir su propia presión arterial utilizando dispositivos automatizados, una evaluación por parte de un profesional de la salud es importante para evaluar el riesgo y las condiciones asociadas.

Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a reducir la presión arterial alta. Éstas incluyen:

Llevar una dieta saludable y baja en sal

Perder peso

estar físicamente activo

dejar el tabaco.

Si tiene presión arterial alta, su médico puede recomendarle uno o más medicamentos. Su objetivo de presión arterial recomendado puede depender de otras afecciones de salud que tenga.

El objetivo de presión arterial es inferior a 130/80 si tiene:

enfermedad cardiovascular (enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular)

diabetes (nivel alto de azúcar en la sangre)

enfermedad renal crónica

alto riesgo de enfermedad cardiovascular.

Para la mayoría de las personas, el objetivo es tener una presión arterial inferior a 140/90.

Existen varios medicamentos comunes para la presión arterial:

Los inhibidores de la ECA, incluidos enalapril y lisinopril, relajan los vasos sanguíneos y previenen el daño renal.

Los bloqueadores de los receptores de angiotensina-2 (BRA), incluidos losartán y telmisartán, relajan los vasos sanguíneos y previenen el daño renal.

Los bloqueadores de los canales de calcio, incluidos amlodipino y felodipino, relajan los vasos sanguíneos.

Los diuréticos, como la hidroclorotiazida y la clortalidona, eliminan el exceso de agua del cuerpo, lo que reduce la presión arterial.

Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a reducir la presión arterial alta y pueden ayudar a cualquier persona con hipertensión. Muchos de los que realicen estos cambios seguirán necesitando tomar medicamentos.

Estos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir y reducir la presión arterial alta.

Coma más verduras y frutas.

Siéntate menos.

Sea más activo físicamente, lo que puede incluir caminar, correr, nadar, bailar o realizar actividades que desarrollen fuerza, como levantar pesas.

Realice al menos 150 minutos por semana de actividad aeróbica de intensidad moderada o 75 minutos por semana de actividad aeróbica vigorosa.

Haga ejercicios de fortalecimiento 2 o más días a la semana.

Pierda peso si tiene sobrepeso u obesidad.

Tome los medicamentos recetados por su profesional de la salud.

Cumpla con las citas con su profesional de atención médica.

Comer demasiada comida salada (trate de no consumir menos de 2 gramos por día)

Comer alimentos ricos en grasas saturadas o trans

Fumar o usar tabaco

Beber demasiado alcohol (1 trago diario como máximo para mujeres, 2 para hombres)

Omitir o compartir medicamentos.

Reducir la hipertensión previene ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y daños renales, así como otros problemas de salud.

Reduzca los riesgos de hipertensión al:

Reducir y controlar el estrés

Controlar periódicamente la presión arterial

Tratar la presión arterial alta

Manejo de otras condiciones médicas.

Complicaciones de la hipertensión no controlada.

Entre otras complicaciones, la hipertensión puede provocar graves daños al corazón. La presión excesiva puede endurecer las arterias, disminuyendo el flujo de sangre y oxígeno al corazón. Esta presión elevada y flujo sanguíneo reducido pueden causar:

dolor de pecho, también llamado angina;

Ataque cardíaco, que ocurre cuando se bloquea el suministro de sangre al corazón y las células del músculo cardíaco mueren por falta de oxígeno. Cuanto más tiempo esté bloqueado el flujo sanguíneo, mayor será el daño al corazón;

insuficiencia cardíaca, que ocurre cuando el corazón no puede bombear suficiente sangre y oxígeno a otros órganos vitales del cuerpo; y

latidos cardíacos irregulares que pueden provocar una muerte súbita.

La hipertensión también puede reventar o bloquear las arterias que suministran sangre y oxígeno al cerebro, provocando un derrame cerebral.

Además, la hipertensión puede causar daño renal y provocar insuficiencia renal.

La prevalencia de la hipertensión varía según las regiones y los grupos de ingresos de los países. La Región de África de la OMS tiene la prevalencia más alta de hipertensión (27%), mientras que la Región de las Américas de la OMS tiene la prevalencia más baja de hipertensión (18%).

El número de adultos con hipertensión aumentó de 594 millones en 1975 a 1.130 millones en 2015, y el aumento se observó principalmente en los países de ingresos bajos y medianos. Este aumento se debe principalmente a un aumento de los factores de riesgo de hipertensión en esas poblaciones. OMS

Síguenos y comparte nuestro contenido: